Colombia - El Universal Colombia - Esto es lo que ha pasado y podría pasar con la emergencia en Hidroituango  

     

Esto es lo que ha pasado y podría pasar con la emergencia en Hidroituango


Fecha de publicación:   18/May/2018 12:31:23

Las tractomulas cruzan. El puente que atraviesa el río Cauca en la troncal a la Costa Atlántica se estremece y decenas de peatones caminan hacia sus casas desestimando la orden de evacuación que rige sobre Puerto Valdivia desde el pasado miércoles, por la probable creciente del afluente, aguas abajo del proyecto Hidroituango.

La aparente normalidad que se aprecia en este caserío ribereño, inhabitado en un 80 %, según estimó el Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de Antioquia, Dapard, dista del panorama que hay en los albergues provisionales en el casco urbano de Valdivia. Dos coliseos permanecen abarrotados con al menos 1.200 personas que salieron el miércoles con las pocas pertenencias que alcanzaron a sacar.

El capitán René Bolívar, coordinador de la Unidad de Manejo de Desastres del Dapard, dijo que ayer faltaban evacuar otras 600 personas del sector El Pescado y del corregimiento El Doce, jurisdicción de Tarazá.

“Estamos garantizando el mínimo vital en alimentación, alojamiento y salud. Seguiremos con orden de evacuación durante tres a cuatro días dependiendo la información que nos suministre el Puesto de Mando Unificado de Ituango”, dijo Bolívar.

NOCHES INTERMINABLES

La neblina cubrió el casco urbano de Valdivia y el frío se empezó a colar por los costados del coliseo principal, dispuesto como albergue de damnificados. Todo ocurrió mientras una bandada de niños corría sin control, evadiendo filas y personas que se cansaron de esperar y se acostaron en el cemento. La lluvia se sentía cada vez con mayor fuerza en la cubierta del escenario deportivo.

“Estaba trabajando en una obra cuando sonaron las alarmas al mediodía del miércoles. Salí corriendo hasta la casa para alcanzar a sacar a toda mi familia”, contó León Darío Casas, un obrero residente de Puerto Valdivia, que pasó la noche en las tribunas del escenario, junto a su esposa, sus tres hijas y dos perros chihuahua, que amarró con cabuyas a las barandas. “Es mejor esperar la carpa y la colchoneta sentados”, dijo.

Pero los dos coliseos no fueron suficientes para albergar a los 2.194 pobladores evacuados.

Ana María Uribe, secretaria de Gobierno de Valdivia, contó que las autoridades eligieron dos canchas y un terreno apto destinado para proyectos inmobiliarios para recibir a los 600 nuevos damnificados. En esos tres lotes se tenía estimado armar hasta ocho carpas gigantes con capacidad para 40 personas.

“Aún se mantiene la contingencia, estamos en alerta. Las personas que han evacuado hacia lugares altos pueden permanecer en esos sitios pero quienes no tengan disponibilidad, deben subir a la cabecera municipal”, afirmó.

Uribe aclaró que aún no se ha decretado toque de queda, aunque es una de las medidas presupuestada para controlar la población en aumento en los albergues y el municipio sigue desescolarizado porque las instituciones educativas fueron destinadas como alojamiento temporal.

NO TODOS EVACUARON

Pese a que Puerto Valdivia es un caserío fantasma, algunos pobladores burlaron la orden de evacuación y regresaron ayer a sus casas. Róbinson Zapata, minero y pescador, reconoció que en 37 años que lleva viviendo en el Puerto, el pasado sábado fue el día en el que más alto vio el caudal del río; sin embargo, sigue allí. “Esta es mi tierra y de aquí no me voy”, dijo.
Javier Monsalve, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Remolinos, sostuvo que algunos vecinos retornaron, en un desafío a la borrasca. “Muchos quedaron en el caos, sin saber qué hacer ni para donde coger”, indicó.

La orden de evacuación también fue omitida por los pobladores de los corregimientos vecinos. Ramiro López, líder comunitario de El Doce de Tarazá, criticó que la atención de los medios y autoridades se ha centrado en el Puerto, y no tanto en los demás damnificados.

“Las afectaciones de la creciente del sábado fueron grandes porque quedamos incomunicados con el otro lado del río. El comercio está en carestía. Aquí vivíamos tranquilos y hoy hay incertidumbre entre la gente”, concluyó.

Por otra parte, Gladyz Miguel Vides, alcaldesa de Tarazá, invitó a los habitantes de su municipio a estar preparados ante una posible emergencia y, desde ya, buscar e identificar albergues donde evacuar y salvar sus vidas.

DECLARAN DESESCOLARIZACIÓN

Néstor David Restrepo, secretario de Educación de Antioquia, informó que su dependencia tomó la determinación de desescolarizar (suspender las clases), durante dos días (jueves y viernes) a los estudiantes de los municipios de Valdivia, Cáceres, Tarazá, Ituango y Nechí.

“La decisión se toma para que los estudiantes puedan unirse a sus familias y acatar las órdenes e instrucciones que impartan las autoridades sobre la situación de Hidroituango”, concluyó.


Fuente: http://www.eluniversal.com.co/colombia/esto-es-lo-que-ha-pasado-y-podria-pasar-con-la-emergencia-en-hidroituango-278639